¿Qué significa estar en Haití como miembro de la brigada médica internacional Henry Reeve?

Esa respuesta motiva el lanzamiento de este blog, cuántos pudieran inscribirse en las páginas del internacionalismo, dado por la disposición incondicional a dar la mano amiga de quien siente y hace suyos los sufrimientos. Creemos necesario abrir el debate respecto al valor más preciado de nuestra profesión, la disposición real y efectiva de brindar ayuda a quien la necesite en cualquier lugar del mundo.

La Escuela Latinoamericana de Medicina surge bajo el precepto de que en sitios donde ocurren catástrofes puedan contar con médicos preparados en esas situaciones, y surge luego de una catástrofe en Centroamérica. A cinco años de la primera graduación, donde fuimos proclamados por el Comandante en jefe como guardianes de la salud y de la vida, el gobierno de Cuba,  nos da la posibilidad de ser parte de la brigada Médica Henry Reeve, a partir de diseñar en el seno de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA – TCP) la estrategia de reconstrucción del sistema de salud en Haití.

Vivimos un momento histórico de gran importancia, el nacimiento del ALBA marca el camino por el cual nuestra América ha de llegar a conformarse en la soñada Patria Grande que nuestros próceres vislumbraron y que es la única vía posible hacia nuestra emancipación definitiva. “La Alternativa Bolivariana para Las Américas se sustenta en los principios de solidaridad, cooperación genuina y complementariedad entre nuestros países, en el aprovechamiento racional y en función del bienestar de nuestros pueblos, de sus recursos naturales, en la formación integral e intensiva del capital humano que requiere nuestro desarrollo y en la atención a las necesidades y aspiraciones de nuestros hombres y mujeres.”*

Ser integrante de una tarea que encabeza el ALBA, y hacerlo como integrante de la Brigada Internacional Henry Reeve encierra un compromiso y una responsabilidad que han de permitir el cumplimiento de la reconstrucción del sistema de salud. Esa es la aspiración de esta magnánima empresa, se trata de ir a la raíz de la situación, de curar esa herida que ha sido abierta hace más de un siglo. Trabajar en la reconstrucción de este hermano pueblo es luchar por el mundo mejor.

La trascendencia de la misión radica en el sitio donde nos hallamos, la cuna de la sin razón, el país del capitalismo en su estado puro, terriblemente polarizado, absolutamente despojado su pueblo de toda esperanza de cambio, ya plenamente resignados a esa condición. En Haití nos nutrimos de un pueblo noble, que ha sido sistemáticamente destruido, desunido, desorganizado en todas las esferas de la vida. Ser parte de la reconstrucción implica serenidad, calma, optimismo, perseverancia, paciencia y convicción.

Nuestra tarea: llevar salud a poblaciones sin acceso, entregar medicamentos, remitir a quien lo necesite a los hospitales pertenecientes a la misión médica cubana, hacer parte de la reconstrucción del sistema de salud, como protagonistas fundamentales,  a los líderes de los asentamientos, mediante el trabajo de intervención comunitaria, todo ello constituye el empeño cotidiano que permite el cumplimiento del desafío asumido.

Existe una frase dicha hace muchos años, que nos prepara en la tarea a acometer y es un gran resumen de lo hecho y cuanto queda por hacer:

“Nuestra experiencia nos ha enseñado que sobre todas las cosas se debe ser pacientes, perseverantes y decididos. A veces pasan meses sin que nada aparente suceda, pero si se trabaja con empeño en esas tres cualidades la tarea ha de fructificar, en una semana, un mes, un año. Nada debe desalentarnos, nada debe desesperarnos, nada debe dividirnos”. Agustín Tosco.

Anuncios

3 Responses to “¿Qué significa estar en Haití como miembro de la brigada médica internacional Henry Reeve?”


  1. 1 Yamilka Alvarez Ramos marzo 25, 2010 en 10:33 pm

    Estimados compañeros:

    Me enorgullece mucho ver el fruto del profundo humanismo y solaridad del pueblo cubano, traducido en esta hermosa brigada que entrega lo mejor de sí para ayudar al sufrido pueblo haitiano. Soy una periodista cubana, del Periódico Venceremos de Guantánamo y quiero hacerles llegar en nombre de todo nuestro colectivo nuestro más sincero mensaje de admiración por este trabajo, que es en definitiva, lo que el mundo necesita: que se haga el bien. He leído algunas de sus anécdotas, tristes y alegres e imagino lo difícil que resulta enfrentarse a tanta tragedia, pero sin dudas, ustedes son un gran aliento y esperanza para ese hermano pueblo. ¡Viva la Brigada Henry Reeve¡¡Vivan Fidel y Raúl¡Viva la Revolución Cubana¡¡Hasta la victoria siempre¡

    Yamilka Alvarez Ramos

  2. 2 John Kirk marzo 26, 2010 en 9:39 pm

    Felicidades por la sintesis de principios y aspiraciones tan nobles, cuya semilla se puso en la educacion integral impartida en la ELAM, y luego fortalecida por la experiencia de salud publica en Cuba y por la que habran recibido mediante el contacto con el pueblo cubano. Desde Canada seguire con muchisimo interes su contribucuion humanitaria al pueblo haitiano tan necesitado.

  3. 3 Virtudes de la Rosa abril 3, 2010 en 4:00 pm

    Desde el inicio planteé que los pueblos de América Latina y el mundo no teníamos aún posibilidad de medir la dimensión de ese proyecto llamado ELAM. Lamento en el alma, que las consecuencias directas de el terremoto que azotó a nuestra hermana República de Haití , sea uno de los escenarios para que empecemos a medir el nivel de impacto que la ELAM implica en el cambio de la práctica médica, en la conciencia de esas decenas de miles de jóvenes que pasan por sus aulas. Aulas, que ya muchas veces son las calles y campos de nuestros pueblos empobrecidos, en medio de un sistema voraz, como es el capitalismo-neoliberal que domina hoy a la humanidad y en el cual la salud, la atención médica, es una mera mercancía, que se vende y se compra al mejor postor.
    Los médicos y médicas de la Brigada Henry Reeve, egresados y egresadas de la ELAM, nos hacen sentir esperanzados y esperanzadas, nos muestran que un mundo más humano y más justo es posible, nos enorgullecen por la solidaridad, la actitud de servicio, de entrega desinteresada, que realizan en las peores condiciones, para con un pueblo como el haitiano, víctima más que del impacto de un terremoto, de la injusticia social acumulada e impuesta por la política imperial, hoy norteamericana, pero con la complicidad y responsabilidad histórica de los gobiernos europeos.
    Me siento orgullosa como madres de médicos y médicas dominicanos egresadas de la ELAM, me siento orgullosa de Cuba, de su revolución, de su pueblo y muy especialmente de que mis hijas formen parte de esa brigada que al final es una obra más del comandante de la revolución socialista de América, pues no importa la etapa del tiempo en que se realicen, ni en que parte de nuestra América se desarrollen, no es posible pensar en revolución socialista sin el pensamiento guía del comandante Fidel Castro.
    Virtudes de la Rosa
    República Dominicana


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: